RedesSociales AnalgesiaT 05 RedesSociales AnalgesiaT 06 RedesSociales AnalgesiaT 08 RedesSociales AnalgesiaT 07

Antes del viaje

Planificación

El estrés es uno de los factores desencadenantes de ataques más importante en la mayoría de personas con migraña. Por ello el estrés relacionado con el viaje es un factor a tener muy en cuenta. Una adecuada planificación del viaje puede ayudar a reducir este estrés.

Se recomienda por tanto tener el equipaje preparado, y acudir con tiempo al medio de transporte. Especialmente en los aeropuertos evite llegar tarde y tener que pasar con prisas la facturación, los puntos de seguridad, o correr para llegar al embarque.

Destino

  1. Si sus ataques son tan severos que ha precisado atención médica en los mismos, deberá valorar la disponibilidad y calidad de la atención médica en el lugar de destino (aunque en general si utiliza el tratamiento adecuado de forma precoz en sus ataques es poco probable que requiera asistencia médica). En los países de la Unión Europea existen convenios de asistencia pero es necesario presentar la Tarjeta Sanitaria Europea o el certificado provisional sustitutorio (obtenido on line
  2. Si su destino es un área de gran altitud debe considerar que puede requerir una adaptación progresiva a la altura para reducir el riesgo de cefalea.
  3. Si su destino es un área de altas temperaturas lleve consigo protectores solares con alto nivel de protección, ropas adecuadas (anchas, ligeras, de colores claros) y sombreros, ya que el calor y la deshidratación pueden favorecer la cefalea. En la sección relativa a los trastornos por calor hallará más información relativa a prevención y tratamiento de los mismos.

Medicación

  1. Recuerde llevar medicación suficiente para la estancia prevista, para evitar encontrarse sin tratamiento en elpastillas pasaporte destino. Si lleva medicación suficiente para el doble del periodo de estancia previsto, una parte en su equipaje de 
  2. mano y otra con el resto del equipaje, se asegurará que en caso de robo o pérdida siempre le quedará medicación.  
    Llevar medicación suficiente le evitará tener que buscar tiendas o farmacias alejadas, cerradas o no disponibles, o tener que buscar un médico que se la prescriba 
  3. Lleve anotados los nombres comerciales y los componentes de los fármacos que toma por si fuese preciso adquirirlos.
  4. En caso de utilizar bolígrafos inyectores como tratamiento subcutáneo onebulizaciones nasales para los ataques, es recomendable la copia de la prescripción de su médico o una nota del mismo con la indicación terapéutica.
  5. Recuerde preparar para llevar con usted medicación para el ataque en el equipaje de mano, bolso o bolsillo (especialmente si viaja en avión).

Consulta médica

  1. En el caso de que sus migrañas suelan empeorar con los viajes, considere consultar con su médico la necesidad de iniciar con la suficiente antelación tratamiento preventivo antimigrañoso.
  2. En una visita previa al viaje puede solicitar que su médico le anote el diagnóstico, las recomendaciones de tratamiento y el nombre de la medicación y nombre genérico de la misma.

Contraindicaciones

No existe ninguna contraindicación para el viaje. Aunque como se ha comentado para algunos pacientes migrañosos los viajes pueden suponer un empeoramiento de sus migrañas, los más mejoran durante periodos vacacionales de relax.

Vacunas y quimioprofilaxis

No existe ninguna contraindicación para hacer la quimioprofilaxis y vacunación que sea precisa según el destino. En general las vacunas inducen cefalea en <2,5% de los casos. La cloroquina se halla en el listado fármacos de la Sociedad Internacional de cefaleas que pueden provocar una cefalea o empeorar una, sin embargo lo habitual es que esto no sea así. En caso de precisar quimioprofilaxis antimalárica debe informar al médico del tratamiento antimigrañoso que toma, por si es preciso modificar sus dosis o vigilar efectos indeseables.

En general el desarrollo de cefalea no debe hacernos suspender la quimioprofilaxis, pero puede ser motivo de consulta con su médico y de plantear terapias alternativas

Medio de transporte

Avión

Los viajes en avión presentan varios factores favorecedores de las cefaleas.

  1. Estrés: Por una parte suelen ser más estresantes para la facturación y embarque, por lo que se recomienda llegar con tiempo suficiente al aeropuerto. 
  2. Deshidratación: Durante el vuelo, especialmente en vuelos largos, se recomienda mantener la hidratación, tomando zumos o agua y evitando las bebidas alcohólicas. Recuerde que los líquidos debe adquirirlos pasado el punto de control de seguridad.
  3. Malas posturas: Las estrecheces propias del acomodo en la clase turista pueden ser causa de dolores cervicales o malas posturas que actúen como desencadenantes de cefalea. Se recomienda por tanto la movilización y cambios de postura tanto corporales como de la cabeza a lo largo del viaje periódicamente.mediosTransporte
  4. Ayuno: Durante el vuelo puede que no se sirvan alimentos adecuados, o que no se sirvan en absoluto según la compañía aérea, incluso cuando los vuelos se retrasan varias horas. Llevar su propio tentempié puede facilitar evitar un ayuno prolongado, que es una causa frecuente de ataques migrañosos.
  5. Cambios de presión: Los cambios de presión atmosférica pueden ser favorecedores de ataques de migraña, pero también específicamente de cefaleas del vuelo aéreo. Si suele presentar cefalea en el vuelo una buena estrategia puede ser tomar un tratamiento agudo un par de horas antes del momento del cambio de presión.

En cualquier caso, se recomienda llevar la medicación sintomática en el equipaje de mano por si presenta un ataque durante el vuelo.

Automóvil, autocar y barco

En el caso de los viajes por carretera o en barco, se debe tener en cuenta la posibilidad de presentar cinetosis o “mareo” relacionado con el movimiento. La cinetosis se produce por un conflicto entre la información recibida desde el órgano de equilibrio y la información recibida visual o sensitiva cuando uno de desplaza en un vehículo. Varios estudios muestran que los pacientes con migraña sufren cinetosis con mayor frecuencia.

Si se conoce la predisposición a desarrollar cinetosis debe considerarse tomar tratamiento anticinetósico antes de iniciar el viaje (como un chicle de biodramina), y evitar actividades favorecedoras como la lectura.

Si viaja en automóvil, planificar la ruta y los descansos, saliendo a caminar unos minutos le permitirá evitar posturas mantenidas, comer algo y beber evitando el ayuno prolongado y la deshidratación. Si viaja en autocar aproveche las paradas para bajar del autocar y moverse y tomar algo.

En general los pasajeros de los barcos no deben tener ningún problema para pasear, alimentarse o beber. Es importante llevar consigo medicación anticinetósica (como los chicles de biodramina) además de su medicación para los ataques de migraña.

Tren

El tren permite viajar de una forma relajada, y en los trayectos largos suele contar con bar y se puede pasear por él.

Medicación y equipaje

Ya se ha comentado la utilidad de llevar medicación suficiente, y repartida en su equipaje, que evite que en caso de robo se quede sin ella.

Durante el viaje es importante recordar que debe llevar con usted, a mano, medicación aguda para los ataques, ya que de ello depende que pueda tratar un ataque rápidamente y aumentar las posibilidades de éxito del tratamiento.

Especialmente si viaja en avión recuerde llevar el tratamiento agudo sintomático para los ataques con el equipaje de mano.

Alimentación

Durante el viaje es posible que debamos adaptar nuestros horarios de comidas. Sin embargo suele ser útil evitar en lo posible el ayuno prolongado, o saltarse comidas. Por lo tanto, llevar alguna cosa para comer es recomendable.  Especialmente en los vuelos, podemos encontrarnos con retrasos importantes, y que algunas aerolíneas ni en esas circunstancias, sirvan comidas.Llevar en el equipaje de mano algún tentempié puede ser de ayuda.

aguaAvion

Para algunas personas determinados alimentos pueden actuar como desencadenantes de sus ataques de migraña. Sin embargo, aunque están descritos ataques en relación con prácticamente todo tipo de alimentos o bebidas, en cada caso concreto la recomendación genérica suele ser evitar solo aquellos alimentos que cada paciente conozca como desencadenantes frecuentemente de cefalea en su caso, en función de la intensidad de los ataques y de lo que ese producto nos guste.

Durante los viajes podemos encontrarnos con platos y comidas diferentes de aquellas a las que estamos acostumbrados, en ocasiones con ingredientes desconocidos. Por tanto se recomienda que aquellas personas que saben que determinados alimentos les inducen ataques de migraña, y suelen evitar su consumo, pregunten por la composición de los platos que van a consumir o soliciten platos que no los contengan.

Dado que la deshidratación favorece la aparición de ataques de migraña, se recomienda tomar agua, zumos o bebidas azucaradas y limitar el consumo excesivo de alcohol o cafeína, especialmente en los viajes prolongados en avión.

Actividad física y nivel de actividad

El cambio de actividad que supone el viaje puede suponer un factor predisponente de cefalea. Intentemantener una actividad física regular durante el viaje,le ayudará a sentirse mejor. Aprovechar las vacaciones para relajarse puede ser la mejor opción para mejorar el control de sus migrañas.

Sueño y zonas horarias

El sueño y la migraña mantienen una compleja relación. El empeoramiento de la calidad del sueño, y el cambio en el patrón de sueño, el aumento o disminución de las horas de sueño son conocidos desencadenantes de ataques de migraña. Los ataques de migraña a su vez pueden ser causa de despertar por cefalea. Pero también el dormir suele aliviar o suponer el final de un ataque.

Durante un viaje es fácil que cambiemos nuestro patrón de actividad y de sueño, facilitando la aparición de ataques de migraña.

En el caso de los viajes atravesando varias zonas horarias (vuelos de largo recorrido) el problema puede ser mayor, pudiendo aparecer el jet-lag, producido principalmente por un ajuste inapropiado del reloj temporal en la nueva zona horaria. El ajuste al ritmo diario de sueño y vigilia es lento y el reloj temporal interno queda desincronizado del nuevo ambiente en los primeros días.

Los síntomas del jet-lag incluyen fatiga, irritabilidad, dificultad de concentración, pobre desarrollo de tareas físicas y mentales, trastorno del ritmo de sueño y aumento de la frecuencia de cefaleas. Un desajuste así de los ritmos de vigilia sueño es un desencadenante de migraña. La forma de aliviar el jet-lag es ajustar el reloj corporal. El jet-lag es más severo cuanto mayor es el número de zonas horarias atravesadas y al viajar hacia el este.

Para aliviar los síntomas del jet-lag puede ser útil:

  1. La exposición a la luz natural brillante es clave, es probablemente el factor más importante de ajuste de nuestro reloj biológico.
  2. La actividad física (un ejercicio físico corporal que nos haga sentir más cansados) y las comidas se han implicado en el ajuste del reloj corporal pero existe poca evidencia de sean útiles.
  3. Se recomienda ajustarse al horario local, mantener la alerta durante el día, evitar las siestas y dormir durante la noche.
  4. La administración de melatonina tras despertar retrasa el reloj corporal, y en el atardecer lo adelanta, siendo útil tomar 3-5 mg unas 2-3 horas antes de irse a dormir. La exposición a la luz natural y la administración de melatonina tienen efectos aditivos. En España la melatonina en la actualidad no está disponible.
  5. Los hipnóticos suaves de corta duración pueden ser una ayuda en los primeros días para ayudar a conciliar el sueño ajustando la hora de ir a dormir.
  6. La cafeína puede temporalmente aliviar la fatiga, pero debe evitarse horas antes de ir a dormir.
  7. Si viaja hacía el este puede ser útil irse a dormir los 3 días previos al viaje una hora antes cada día y levantarse con luz brillante. Debe evitarse dormir durante el vuelo a menos que sea de noche en el destino.
  8. Por último se recomienda si la diferencia horaria del destino es de más de 9 horas, siempre retrasar la fase sueño en lugar de adelantarlo, ya que adelantos de fase de más de 8 horas son difíciles de conseguir.

Factores ambientales

Los cambios atmosféricos son reconocidos por muchos pacientes como causantes de ataques de migraña. En los viajes es probable que el clima en el destino sea muy diferente al de origen, incluso varias veces durante el viaje. Si viajamos a destinos fríos debemos recordar queel frío extremo es un conocido desencadenante de cefalea. También los destinos muy calurosos con altas temperaturas suponen un riesgo de deshidratación y cefalea. Los ambientes muy secos y polvorientos se han descrito como precipitantes de migraña. Por último algunos estudios asocian ciertos vientos y tormentas con los ataques de migraña.

Los ambientes cargados, como habitaciones, salas o habitáculos de medios de transporte abarrotados de gente, pueden producir cefalea. El acúmulo de monóxido de carbono en ambientes pobremente ventilados también. Si sabe que en estos ambientes suele presentar cefalea, intente evitarlos o ventilarlos, si es posible.

Los cambios en la presión, como los que aparecen con el buceo o con el vuelo aéreo pueden producir cefaleas. Los turistas que viajan a destinos de gran altitud pueden también sufrir cefaleas. Hallará información y recomendaciones en cada unos de los apartados referidos a estas circunstancias.

Para evitar el sol brillante, deslumbramientos y brillos que puedan favorecer la aparición de ataques o tolerar mejor la fotofobia que puede acompañarlos es útil no olvidar las gafas de sol.

Asimismo en ambientes con sol intenso y altas temperaturas es útil utilizar cremas solares con alto nivel de protección, ropas adecuadas y sombreros de ala ancha o gorras con visera, evitando la insolación y deshidratación que puedan favorecer la cefalea.

En cualquier caso, es importante recordar que varias medicaciones profilácticas antimigrañosas pueden sensibilizar la piel a la luz solar, facilitando la aparición de quemaduras erráticas o impredecibles por lo que es recomendable limitar la exposición a la luz solar.

Toda la información aquí contenida ha sido elaborada por el Dr. Mariano Huerta Villanueva, Neurología, Hospital de Viladecans (Barcelona). Los datos consignados corresponden a la revisión efectuada en marzo de 2008.